• Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google+
  • Blog

Todo lo que NO debes hacer al viajar con tu mascota en coche

  • Fecha del artículo
  • Sección del artículo Consejos
  • Comentarios

Viajar con la mascota en coche puede ser muy placentero y divertido, o muy peligroso y estresante, todo dependerá de la actitud de la mascota y, en gran manera, de la paciencia, atenciones y cuidados que reciba dicha mascota del dueño.

Perro al volante

Si se toman las medidas provisionales adecuadas, este viaje puede unir aún más a la mascota y al dueño, ya que las mascotas –al igual que los niños- no poseen un proceso racional complejo y los sentimientos e impulsos van a hacer que su comportamiento se realice de determinada forma.

Sobrealimentar a la mascota es un gran NO

Un error común de muchos dueños es la de darle muchos alimentos al perro o al gato antes del viaje para no tener que detenerse en el camino, y esto es un gran error, los animales son sensibles al movimiento –especialmente si no están acostumbrado- por lo que la probabilidad de vómitos en un viaje largo es bastante elevada.

Se puede evitar esto alimentándolo de a poco (durante el viaje), iniciarlo la jornada con la mascota en ayunas (solo un par de horas antes del viaje) puede disminuir las probabilidades de mareo del mismo durante el viaje, además existe la posibilidad de visitar al veterinario para obtener una medicación adecuada para el mareo.

Por otra parte, mantener una entrada de aire fresco al coche puede ser muy útil para evitar que le den nauseas, así como entretenerlo con su juguete favorito o con algún dulce para mascotas; además evitar los movimientos bruscos también ayudará bastante, no sólo con el mareo sino con su seguridad.

Nunca se debe dejar a la mascota suelta

Un error muy común entre los propietarios es dejar a la mascota suelta dentro del vehículo, en el caso de los perros porque les gusta asomarse por la ventana (o las ventanas), y en el caso de los gatos porque se quejan mucho del encierro, y esto es algo que no se debe hacer con ninguna mascota ya que no sólo podrán escapar y lastimarse, sino pueden ser un peligro.

Una mascota suelta dentro de un vehículo en movimiento puede significar un riesgo tanto para ella como para las personas dentro del coche, ya que puede convertirse en una distracción para el chofer, impedir el manejo correcto del vehículo, o salir expedida en el caso de una colisión o en un frenazo brusco; por lo que bajo ningún concepto la mascota debe dejarse libre a su merced dentro del coche, sino debe estar en algún área especialmente destinada para su transportación.

Perros agresivos

Perro en coche

Al viajar con la mascota en coche se debe pensar tanto en quienes están adentro como en quienes están afuera, y esto es particularmente cierto en casos donde las mascotas son demasiado protectoras y/o agresivas, ya que intentarán agredir a cualquier persona, animal o coche que se acerque al vehículo, y no sólo los ladridos pueden distraer al conductor mientras trata de calmarlo, sino que nunca faltará alguien que al ver al perro tranquilo intente acariciarlo.

Si esto ocurre y las ventanas están cerradas, el perro las golpeará con mucha fuerza, y dependiendo de su tamaño podría lograr salir y atacar a quien esté cerca; educar al perro en estos casos es muy importante, debe reforzarse positivamente cuando se comporte tranquilamente dentro del vehículo y así se acostumbrará a convivir sanamente.

Un lugar para cada cosa

Es importante que se designe un espacio adecuado para el transporte de la mascota, preferiblemente debería ubicarse dentro de una jaula transportadora y esta asegurarse al cinturón de seguridad o colocarse en la maletera (dependiendo de sus dimensiones).

Se debe resaltar que cuando el perro se ubica en la maletera, esta debe encontrarse conectada con el auto por la parte interna, en caso de que no sea así no debe hacerse esto, ya que la mascota podría sufrir de un choque de calos o asfixiarse durante el viaje.

Además, para evitar comportamientos indeseados, es útil detenerse cada par de horas para que el perro o el gato salgan al aire libre, haga sus necesidades y se tranquilice un poco, y es importante asegurarlo con una correa, para evitar que escape, o corra hacia la carretera, y sea víctima de un accidente.

Y es que como ves, no es tan complicado viajar con tu perro en el coche. Sólo hay que seguir unos consejos básicos y simplemente buscar un buen destino para que tanto tú como tu mejor amigo disfrutéis de las vacaciones que os merecéis. ¿Aún no lo tienes? ¡Seguro que estos destinos mascoteros te ayudan!

  • Ver todas las fotos 0 fotos de "Todo lo que NO debes hacer al viajar con tu mascota en coche"

Comentarios0 comentario(s)

solicita presupuesto