• Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google+
  • Blog

Oktoberfest para novatos

Nada en esta fiesta parece un secreto. Todos sabemos que a los alemanes les encanta la cerveza, sabemos también que les encantan las salchichas y sabemos también que el Oktoberfest es para ellos, como una boda que se extiende semanas. Pero siempre hay cosas que no sabemos y sobre todo, ciertos detalles que no nos podemos perder si decidimos dejarnos caer por Múnich unos días. Nuestro traje de bávaro, una jarra de cerveza que bien podría pasar por pecera y muchas ganas de cantar es todo lo que, inicialmente, necesitamos. Las claves para proseguir nuestro protocolo cien por cien alemán, serán las siguientes:

Cerveza

Debes conocer la historia (y el idioma, claro). Nunca se sabe si en la mesa donde estamos sentados, disfrutando tranquilamente de nuestra Bier alguien se sentará a nuestro lado y decidirá discutir sobre los orígenes de esta fiesta. Así que, para defenderte, con saber que su nacimiento se remonta al enlace matrimonial de Luis y Teresa de Sajonia-Hildburghausen en 1810, creemos que será suficiente. Bueno, exclamar ‘Genau’ de cuando en cuando también ayuda a que te cojan cariño.

Destierra la pregunta tópica del extranjero: “¿Pero oiga, esto porque empieza en septiembre?”. Ya te lo decimos nosotros: en octubre hace un frío considerable. Perfecto para mantener la cerveza, pero no tan genial para ir vestido de bávaro. Y no, no lo van a cambiar, “Septemberfest” no tiene encanto.

Vale, ya llevas en la mochila del conocimiento, las notas básicas del Oktoberfest. Ahora, puedes andar solo hacia la búsqueda de tu cerveza ideal. Tendrás exactamente, 6 opciones: Spaten, Hacker-Pschorr, Agustiner, Löwenbräu, Hofbräu y Paulaner. Cada una con esos detalles que las hacen diferentes pero todas con enormes carpas donde disfrutarlas. “Para mí no es suficiente ¿puedo probar cualquier otra cerveza?” Ennnng, error. Solo pueden vender cerveza las marcas que la fabrican dentro del territorio muniqués.

Carpas

Ahora que ya te has puesto a empinar el codo, debes saber una cosa, las cervezas tienen una graduación alcohólica media de 5.8% grados. Así que si te despistas, probablemente te señalen con el dedo y te griten “Bierleichen” tras haberte ayudado a levantarte. Vamos, que eres un novatillo. Aunque probablemente no el único, porque se sirven 7,7 millones de litros de cerveza a sus más de 6.4 millones de asistentes. Ahí queda eso.

La cerveza te abrirá el apetito, así que acompañarla con una salchicha es casi ineludible. O no, porque medio millón de pollos, más de 400.000 pretzel, el equivalente a 104 bueyes en sus más de 50.000 porciones de carne y, por supuesto, más de 119.000 salchichas (las suficientes para ir y volver a la luna) también te dan la oportunidad de disfrutar de otros manjares. En cuanto a las galletitas de jengibre, pues sí, también se venden mucho, pero no se conoce a nadie que haya comido una…

Aquí no se pierde solo la cabeza con unas cervezas de más. Un Segway, un ataúd, más de 500 carteras, un conejo enjaulado, 37 niños o las ya típicas en la sección de objetos perdidos de las fiestas, dentaduras postizas son algunas de las joyas que el alcohol esconde por todo el recinto.

Oktoberfest

No te hagas el malote guardándote la jarra. No porque vayas a necesitar una buena mochila (una jarra vacía pesa más de 1.2 kilos) si no porque como te pillen, vas a pagar las jarras de unos cuantos. 50 euros de multa que seguro que preferirías haber invertido en bebértela.

Como anécdota, te contaremos que si hacerte una foto con Paris Hilton (qué gusto el tuyo), te aseguramos con rotundidad que no la vas a poder encontrar aquí. Su entrada al recinto está vetada desde 2006 cuando con todo su desparpajo, comenzó a vender un vino enlatado sin consentimiento y tras encadenar buenas borracheras. Ni en Múnich pudo abandonar la rutina…

Ahora sí, ya estás mucho más preparado para disfrutar de una de las mejores fiestas del planeta y compartir unas cervezas (nada de cervecitas). Eso sí, con moderación, que por las mañanas callejear por Múnich es obligatorio. Para bajar la cerveza o para descubrir sus bellos rincones, cada uno, que encuentre su mejor excusa.

Festival

  • Ver todas las fotos 0 fotos de "Oktoberfest para novatos"

Comentarios0 comentario(s)

solicita presupuesto