• Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google+
  • Blog

Código del buen viajero

  • Fecha del artículo
  • Sección del artículo Viajes
  • Comentarios

10 maneras de evitar ser el “plasta” del grupo

Seguro que más de una vez te has visto en esa situación en la que estás en un avión y lo que se supone que debería ser un viaje para disfrutar se convierte en un viaje lleno de incordios. Sí, podría parecer que el destino está torpedeando tus ansiadas vacaciones y más que concederte un viaje de sueños, te regala una auténtica pesadilla donde no poder pegar ojo será la menor de tus preocupaciones. La típica patadita (o patadas) del pasajero de atrás en el respaldo de tu asiento, la música de tu vecino que la comparte generosamente hasta a tres metros a la redonda, los ronquidos del hombre de Cromañón que por sí solos crean turbulencias, ¡o peor aún!, el típico pasajero que te encuentras ya sea por tierra, mar o aire, y que desprende una fragancia irresistiblemente aterradora. Sí, de esas que te hacen mirar al techo y lanzar una exclamación retórica… “¡Por qué a mí!”.

Maletas ocupando asientos

Te va sonando, ¿no? Pues prepárate porque seguramente a lo largo de tu vida viajera tendrás que hacer frente en más de una ocasión a este y otros tipos de incómodas circunstancias. Sin embargo, desde Nautalia Viajes nos hemos propuesto luchar contra este molesto “ritual” que se ha convertido ya casi en toda una tradición por la que muchos viajeros tenemos que pasar antes de llegar a nuestro destino. Por eso, aquí tenéis 10 gestos o comportamientos que debes evitar a la hora de viajar.

  1. Todo empieza en el aeropuerto, en casa o haciendo las típicas colas. Sí, a muchos los viajes les suponen mucho estrés, al menos hasta que uno ya está sentado rumbo a su destino. Sin embargo, toda la tensión acumulada durante los momentos previos suele acabar pagándola los que están alrededor del sujeto. Por eso y para evitar dejarnos llevar por la histeria viajera, es recomendable organizar y planificar. No tientes a la suerte, o mejor dicho a la compañía aérea. Los kilos que permiten son esos y no más… así que evita ser de los que están en el suelo con la maleta abierta buscando el “Santo Grial” para que 4 kilos se evaporen sin sacar nada del equipaje. Además de fastidiar a todos los que van tras de ti, también estas sacando de quicio a los trabajadores que tratan de hacer su trabajo con agilidad.
  2. Una vez superado el trance de la maleta, llega el turno de embarcar. Eso sí, ¡por orden y sin colarse! No hay nada más molesto que los espabilados. ¿Y para qué? Ni te vas a quedar fuera, ni te vas a quedar sin asiento, ni vas a conseguir uno con televisión, wifi, masaje y palomitas incluidas. Tómatelo con calma y comienza a relajarte, ¡estás de vacaciones y son para disfrutarlas!, no para estresarse más.
  3. Sí, seguramente ya lo has escuchado antes más de un millón de veces, pero eso no implica estar distrayendo al resto del personal y faltar el respeto a la tripulación que trata de explicar cómo reaccionar ante una situación de emergencia. Respeta el trabajo de los que están ahí para hacer más placentero tu viaje. Además quizás tú ya te lo sabes de memoria, pero hay más gente viajando contigo.
  4. Piensa en los demás. Vale que la opción de reclinar el asiento está para todos, pero… una cosa es hacerlo suavemente o incluso preguntar, y otra es hacerlo de manera brusca. Y la verdad, uno o dos grados de inclinación poco van a cambiar tu comodidad. Lo mejor es esperar un poco a que la gente esté más acomodada o incluso descansando. Eso evitará percances como derrames de vasos, etc.
  5. Lo entendemos, estas de vacaciones, vas al paraíso, de crucero, a la playa de toda la vida o a descubrir ciudades impresionantes. Tienes todos las razones del mundo para estar contentísimo, pero tampoco hace falta que se entere toda la cabina de pasajeros, vecinos de asiento o el vagón de tren al completo. Pocas cosas hay más molestas que los típicos viajeros que gritan, ríen y montan fiestas de camino a su destino. Más aún si además estamos viajando de noche.
  6. Procura no invadir a los demás con tus bolsas, ordenador, snacks, revistas, etc. Los espacios en aviones, trenes, autobuses e incluso ferrys, son muy reducidos. Saca lo que necesites de la mochila o el equipaje de mano y nada más. Y cuando hablamos de espacios también hay que tener en cuenta los brazos. Seguro que a ti tampoco te gusta que te invadan el apoyabrazos ¿verdad?
  7. Los ruidos son unas de las cosas que más pueden molestar cuando viajamos. Recuerda poner tu móvil en silencio y trata de no hacer llamadas largas, o al menos tener la delicadeza de levantarte e ir a una zona más alejada donde no molestes al resto de pasajeros. ¡Y por supuesto la música! Si quieres escuchar algo ponte los cascos y sin necesidad de que se entere la gente de hasta los suspiros del artista.
  8. No te conviertas en el típico pasajero con prisas que nada más tocar tierra el avión, atracar el barco o ver la estación de llegada se pone en pie y comienza a presionar y hacer aspavientos al resto de viajeros que tiene delante. No hay necesidad de salir corriendo como si no hubiera mañana, ¡paciencia! Ya sabemos que llevas muchas horas sentado, pero… ¿qué son 2 minutos más?
  9. Los niños... A algunos les dan pánico y a veces no podemos negar que algunos son realmente auténticos incordios. Vale que son inquietos, pero tampoco te puedes desentender si viajas con hijos. Dejar que corran, se muevan, golpeen y hagan todas las travesuras que hacen en casa. Sí, no dejan de ser renacuajos, pero en los viajes más te vale en controlarlos un poco, o un montón de miradas afiladas acabarán apuntando hacia ti.
  10. Recuerda ponerte en el lado derecho de las escaleras mecánicas. Esto es algo que en las grandes ciudades ya se tiene bastante aprendido, pero en los lugares más pequeños es cierto que esta costumbre no está tan extendida. Y si aún así no te hemos convencido, míralo de esta otra forma: no eres el único que está viajando a tu alrededor. Si no te gustan las sorpresas, que te fastidien tus vacaciones y mucho menos te den guerra durante todo el viaje… recuerda siempre ponerte en el lugar de la otra persona y tratar de ser lo más respetuoso.

Desorden en aeropuerto

Y tú, ¿te has visto alguna vez en una situación similar en algún viaje? ¿Formas parte o has sido alguna vez uno de esos viajeros que se pasan incordiando todo el trayecto? ¡Confiésate con nosotros!

Aprovecha los días de fiesta que nos esperan y pon a prueba tus habilidades como viajero. Demuestra lo que sabes y sácale partido a los puentes con las mejores escapadas.

  • Ver todas las fotos 0 fotos de "Código del buen viajero, 10 maneras de evitar ser el plasta del grupo"

Comentarios0 comentario(s)

solicita presupuesto